BLOG

Casa Hacienda Achamaqui

18 October 2018

No Comments

Una Apuesta por la Conexión y Sostenibilidad

La palabra sostenibilidad ha ganado mucho protagonismo en los últimos años. Muchas empresas y marcas la han hecho parte de su discurso, pero, ¿sabemos qué implica realmente?

 

La sostenibilidad es una apuesta por darle importancia no solo al aspecto económico de cualquier emprendimiento o proceso, sino también a los aspectos sociales y ambientales, pues, de no considerarlos, se pone en riesgo la satisfacción de las necesidades o disfrute de las generaciones futuras. Sí, una sola palabra que condensa un retador y poderoso mensaje.

 

“Desde el inicio del proyecto, pensamos en la importancia de entender al hotel como un espacio conectado con la naturaleza y cultura de la zona.”

 

Cuando llegamos a Casa Hacienda Achamaqui lo primero que nos emocionó fue su entorno. No solo estábamos frente a una imponente casona sino a verdes montañas, un caudaloso río —el Utcubamba—, vestigios arqueológicos y un cielo de azules intensos con nubes dibujadas.

Desde el inicio del proyecto pensamos en la importancia de entender al hotel como un espacio conectado con la naturaleza y cultura de la zona. Pensamos inmediatamente en esa gran y compleja palabra: sostenibilidad. Así, hace poco más de un año, empezó un gran reto: hacer de Achamaqui un hotel referente —en un destino aún poco conocido como Chachapoyas— por su calidad y servicio, pero también reconocido por promover un turismo sostenible.

 

Durante nuestra implementación buscamos integrar materiales y texturas de la zona, y, sobre todo, darle identidad local. Para ello identificamos a un grupo, inicialmente pequeño, de artesanos y artesanas —con historias increíbles y mucho talento— que se unieron al proyecto, logrando que Achamaqui se convierta en un sitio cálido y orgullosamente amazonense.

Foto: Jessica Muñoz

En el camino se han ido sumando artistas y propuestas asociativas, quienes serán parte de nuestro espacio de venta próximo a inaugurarse. Este surgió, no solo para impactar positivamente en sus economías, sino también para ser una ventana comunicativa entre el acervo cultural de la región y sus visitantes, contribuyendo a valorar, en  la  magnitud apropiada, su arte y esfuerzo.

 

Tejedores C.P Quelucas y Olinda

Foto Izquiera: Carlos Salasa / Foto Derecha: Archivo Achamaqui

Asimismo, estamos en búsqueda constante por articular nuestra propuesta culinaria con productos bandera de la región; es decir, con los actores principales de cualquier cadena de alimentos: los productores y productoras locales. La premisa es fácil, queremos consumir productos locales pero también naturales, pensando en la necesidad de una producción respetuosa con la naturaleza. Estos intereses nos llevaron a liderar la creación de una Red de hoteles y restaurantes, llamada Mushuj Runa, con el fin de congregar esfuerzos y sumar impactos positivos.

Foto: Archivo Achamaqui

Por otro lado, es importante resaltar que nuestro equipo es principalmente local y bastante joven, en su mayoría. Algunas personas con experiencia en el sector, otras con escasa o nula pero todas con ganas de aprender, y, lo que es igual de importante,  de enseñar desde su experiencia y conocimiento de la zona. La idea es irnos consolidando  colectivamente desde el desarrollo de diferentes habilidades y capacidades.

 

“(…) ser una ventana comunicativa entre el acervo cultural de la región y sus visitantes, contribuyendo a valorar, en  la  magnitud apropiada, su arte y esfuerzo.”

 

Este primer año ha estado plagado de aprendizajes mutuos, paciencia y mucho empuje.  Tal vez hemos avanzado más lento de lo que pensamos, pero, finalmente, solo en el hacer se evidencian las complejidades y retos de propuestas integradoras con visión de largo plazo.

Foto: Arturo Bullard/Trotamundos

Somos conscientes de que nos hemos centrado sobre todo en el aspecto social de la sostenibilidad, siendo el reto para este segundo año trabajar en el ambiental con mayor fuerza.  En abril desarrollaremos un plan de manejo ambiental el cual ayude a mejorar nuestra operación progresivamente, así como herramientas de educación que sirvan para concientizar tanto a nuestros huéspedes como a la población en general.

 

Apostar por este enfoque es un compromiso que se renueva día a día, que no pasa por  tener una lista finita de acciones a implementar sino más bien por creer en la redefinición y revisión constante. Un compromiso necesario para asegurar que las futuras generaciones disfruten de la magia de Amazonas y Achamaqui, un compromiso para ir demostrando que el turismo sostenible puede ser una opción viable.

 

Patricia Quiñones Pareja
Coordinadora de sostenibilidad
Casa Hacienda Achamaqui